P&R Cuidado para Pacientes con Pérdida de Extremidad Superior

Home > Articles > Q&A: Caring for Patients with Upper-Limb Loss
Por Andrea Spridgen

Tiffany Ryan, MOT, OTR/L, ofrece entrenamiento protésico a Bruce Burris, amputado parcial de manos (bilateral), quien utiliza una prótesis activada por el cuerpo llamada M fingers. (Fotografías cortesía de Advanced Arm Dynamics.)

Se estima que hay 15 veces más personas con amputaciones de miembros inferiores que las amputaciones de miembro superior, de acuerdo al boletín informativo "Pérdida de Extremidad Superior: Preguntas para que le formule a su Protesista," publicado en el 2009 por el Consejo Asesor de la Coalición de Amputados de Miembro Superior. Debido a esta disparidad, no es de extrañar que haya menos profesionales de la rehabilitación con experiencia específica para ayudar a los pacientes con pérdida de las extremidades superiores a adaptarse a sus nuevas realidades. Además, mientras que los enfoques de rehabilitación para las prótesis de extremidades superiores e inferiores comparten algunos elementos, la rehabilitación de las extremidades superiores implica algunas consideraciones únicas. Para proporcionar a los profesionales un entendimiento más amplio sobre alguno de estos factores, The O&P EDGE pidió a cinco especialistas en prótesis para miembros superiores que compartieran sus experiencias.

Atkins

Atkins

P: ¿Durante la primera visita del paciente, ¿cuáles son sus principales preocupaciones para un individuo con una amputación de miembro superior?

R: Los expertos coincidieron en que no hay una respuesta única a esta pregunta porque un enfoque multifacético es esencial. Diane Atkins, OTR, FISPO, Profesora Clínica Asistente, del Departamento de Medicina Física y Rehabilitación, del Baylor College of Medicine en Houston, Texas, dice: "Hay varias preguntas que quiero tratar: ¿Han o están recibiendo un tratamiento médico integral y experimentado? ¿Está el miembro residual preparado para una prótesis, o se requiere cicatrización adicional? ¿Él o ella ha tenido la terapia ocupacional adecuada y completó un programa integral pre-protésico de contorneado/reducción, amplitud de rango de movimiento (ROM), ejercicios de fortalecimiento muscular, desensibilización, etc.? ¿Qué información él o ella tiene con respecto a prótesis de extremidad superior, y está el protesista preparado para dar una opinión completa e imparcial de las opciones?"Atkins también se ocupa del bienestar psicológico y subraya la importancia de discutir los objetivos del paciente.

Miguelez

Miguelez

John Miguelez, CP, FAAOP, presidente y director clínico de Advanced Arm Dynamics con sede en Redondo Beach, California, ve la primera visita del paciente desde una variedad de ángulos y hace hincapié en establecer una buena comunicación desde el principio. "Tratamos de escuchar al paciente y educar a cada persona acerca de sus opciones protésicas, que se basan en evaluaciones físicas y psicológicas del individuo y sus metas de rehabilitación." Como Atkins, Miguélez dice que el paciente debe estar facultado para tomar una decisión con respecto a su solución protésica basándose en un enfoque imparcial. "Tratamos de presentar todas las opciones disponibles para maximizar el potencial de rehabilitación del paciente, sin preferencia por una solución en particular."

P: ¿Cuál es el periodo ideal para el equipamiento protésico del amputado de miembro superior?

Merlyna Adams, amputada cuadrilateral trabaja con John Miguélez, CP durante el equipamiento inicial con prótesis preparatorias.

R: Muchos de nuestros expertos citan que la literatura actual sobre este tema, recomienda que los pacientes deban ser equipados dentro de un periodo de tres meses después de la amputación de la extremidad superior. Tiffany Ryan, MOT, OTR/L, coordinadora de rehabilitación de Advanced Arm Dynamics, dice que para ella el proceso de rehabilitación protésica inicia antes del equipamiento. "Idealmente, y si es posible, quisiera ver que la educación en la preparación para el equipamiento ocurra aún antes de la amputación. En el caso de amputaciones traumáticas, la educación puede iniciarse en la cama del paciente," nos comenta ella. "En la etapa temprana, el paciente puede estar física y emocionalmente limitado para participar de este entrenamiento. La educación en la rehabilitación protésica puede ser compartida con los familiares del paciente y los que cuidan de ellos en estos casos."

Ryan

Ryan

Atkins también dice que el equipamiento temprano es ideal. Ella comenta: "Después de tres meses de la amputación, la persona ha establecido 'patrones unilateral de independencia,' y se hace más difícil pensar de manera bi-manual, con las dos manos."

No todos los profesionales coinciden en que el periodo de tres meses después de la amputación es un plazo crucial. Randy Alley, CP, LP, CEO director general y jefe del servicio protésico de bio-diseños de la empresa Thousand Oaks de California, dice: "Aunque respeto el trabajo de los autores, quienes proporcionaron los datos que apoyan [el período de 90 días para el equipamiento], creo que es demasiado simplista decir que este periodo es el ideal para el equipamiento, ya que una multitud de factores que intervienen en cada caso en concreto tiene una profunda influencia en la implementación exitosa de soluciones protésicas .... La ventana o periodo de equipamiento ideal debe ser tan pronto como las condiciones sean óptimas, y dependerá del paciente, su familia, amigos, de los que le cuidan, de la tecnología, las finanzas, y toda una serie de otras variables lo que determine esto."

Alley

Alley

P: ¿Cuáles son aquellas preocupaciones que los amputados de extremidad superior enfrentan y que los amputados de extremidad inferior no?

R: Ryan explica: "Nuestras manos son una forma primordial para expresamos y recibir gran parte de nuestra información sensorial. Usamos nuestros miembros superiores para conectarnos con el mundo, ya sea para dar un apretón de mano o abrazar a alguien. Y, a diferencia de la pérdida de las extremidades inferiores, la pérdida de la extremidad superior es más visible al mundo exterior. Los pacientes no necesariamente tienen la opción de esperar hasta que se sientan más cómodos para revelar la pérdida...." Atkins también señala el papel de nuestros miembros superiores en términos funcionales. "La capacidad de uno ser independiente en las actividades de la vida diaria (AVD) y participar en actividades deportivas y recreativas depende de nuestras manos y brazos. Los requerimientos de la destreza motora fina y gruesa en las tareas unilaterales y bilaterales dependen de las manos y los brazos de uno."

Miguélez añade que puede haber diferencias en el ajuste psicológico a la amputación. "Muchas amputaciones de extremidades inferiores son el resultado de la enfermedad, por lo que el proceso que condujo a la amputación es gradual -hay dolor, enfermedad, y un período de ajuste. Sin embargo, las amputaciones de extremidades superiores son a menudo el resultado de un trauma, y esa súbita pérdida tiene un impacto psicológico muy diferente. Tratamos de proveer los recursos para hacer frente a ese factor emocional y rodeamos a cada paciente con un sistema de apoyo."

P: ¿Hay algún aspecto del programa de rehabilitación que con frecuencia es pasado por alto cuando se trabaja con los pacientes amputados de extremidades superiores y cómo resolver esto?

R: Atkins cita un enfoque integral del equipo como esencial, un equipo que no sólo incluya un protesista con experiencia y un terapeuta ocupacional (TO), sino también a un médico bien informado que esté versado en las alternativas protésicas y que pueda facilitar una carta de necesidad médica. "¿Ha sido prescrito el entrenamiento protésico en TO? Muy frecuentemente este no es el caso, y considerando esta era de prótesis de miembro superior tecnológicamente avanzadas, la utilización de las mismas está destinada al fracaso sin el entrenamiento adecuado y requerido," dice Atkins. "Para solucionar esto, los protesistas están cada vez más conscientes de lo que el TO puede proporcionar [en términos de] entrenamiento protésico, aumento de la independencia funcional y maximizar el potencial del individuo, no sólo en las AVD sino también en las actividades profesionales y vocacionales."

Miguélez está de acuerdo y agrega que la comunicación dentro de ese grupo es esencial. Él dice: "Si tuviera que reducirlo a una sola cosa [que es pasada por alto], sería la comunicación -realmente escuchando al paciente y utilizando el equipo de rehabilitación. La comunicación con el paciente es esencial, por supuesto, pero también la comunicación con todo el equipo de rehabilitación encontrando soluciones en conjunto para alcanzar los mejores resultados de rehabilitación del paciente."

Para algunos, el área más descuidada no se encuentra en el proceso de la rehabilitación, sino en la propia tecnología. Alley, por ejemplo, responde, "Interfaz, interfaz, interfaz. La mayoría de los diseños de cuencas protésicas para miembros superiores tienen décadas de antigüedad y se supone que siguen siendo relevantes hoy en día, en un mundo de rápido avance tecnológico. Es hora de admitir que no hemos innovado lo suficiente esta área. Creo que la cuenca protésica es tan o más importante que los componentes."

Lake

Lake

Chris Lake, CPO, LPO, FAAOP, director clínico de Lake Prosthetics and Research, de Euless, Texas, también dice que uno de los aspectos más frecuentemente olvidados de los servicios de rehabilitación de extremidades superiores se encuentra en el propio aditamento protésico, específicamente en los accesorios utilizados para la preparación del equipamiento. "El uso de prototipos de accesorios de ajuste, introducidos por primera vez por Terry Supan, CPO, FAAOP en la década de 1980, se ha convertido en un componente básico del especialista en extremidades superiores, pero no es tan común en la práctica general," dice Lake. "Mientras que el ajuste inicial de la prótesis se logra rápidamente, a menudo en uno o dos días, ésta no logra ser terminada en varias semanas o meses después del ajuste inicial. Este periodo de tiempo ofrece una oportunidad para cuidadosamente considerar e incorporar las aportaciones del paciente, la familia, el terapeuta y otros miembros del equipo. El paciente se pierde en estos sutiles cambios y podría ser de gran beneficio cuando el protesista se apresura a equipar directamente con la prótesis definitiva."

P: ¿Qué cree usted que es el mayor desafío cuando se trabaja con personas que han tenido amputaciones de miembros superiores?

R: Según todos nuestros expertos, las expectativas de los pacientes son uno de los mayores desafíos que ellos enfrentan al trabajar con personas que han tenido amputaciones de las extremidades superiores. Ryan dice: "El desafío más grande que encuentro con mis pacientes es que los componentes que hoy en día están disponible para ellos no satisfacen sus expectativas. Es posible que hayan visto algo impreso o en la televisión pero que todavía no está disponible en el mercado, o pueden tener un miembro residual que no es apropiado para el tipo de componente que han visto anunciado. Comenzamos la educación de inmediato para explicar todas sus opciones de prótesis permitiendo un largo debate, dando al paciente la oportunidad de explorar las particularidades de cada elección."

Miguélez añade que los pacientes no siempre comprenden las limitaciones de la tecnología." Creo que a veces los pacientes leen sobre los avances y esperan tener la misma funcionalidad que tenían antes de perder una mano, pero todavía no hemos alcanzado esto," dice él.

Lake dice que las cuestiones de durabilidad se encuentran entre sus principales retos. "Hay necesidad de componentes protésicos para extremidad superior fiables y duraderos. Este es un momento muy emocionante en el avance de la tecnología protésica para miembro superior, pero la tecnología de vanguardia sólo tiene sentido si realmente puede soportar las actividades necesarias para la vida diaria."

Andrea Spridgen puede ser contactada en


Traducción al Español
Dr. José Paúl Rodríguez M.
Médico Fisiatra
Santo Domingo, República Dominicana
E-mail: